LOS BOINAS VERDES ESPAÑOLES, 50 AÑOS DE HISTORIA

16.09.2011 10:18

       Desde el año 1.961- que se fundó la primera COE- hasta la actualidad, han transcurrido 50 años de historia de nuestros Boinas Verdes.

       El Mando de Operaciones Especiales es una de las organizaciones más modernas del Ejército Español. Su historial, aún no muy extenso pero brillante y muy respetado, se remonta apenas a cinco décadas con la creación de aquellas míticas Compañías deOperaciones Especiales (COEs).

       En estas compañías se formaron entusiastas soldados que prestaron sus servicios, muy bien entrenados y dirigidos por magníficos y decididos oficiales y suboficiales, y en las que se realizaba el curso militar sin duda más duro y exigente en los planos técnico, físico y psicológico. En un breve plazo de tiempo conquistaron un prestigio y una admiración pareja a la de otras unidades históricas de las Fuerzas Armadas Españolas.

       De ellos surgió el nombre que ha hecho fortuna y con el que popularmente se les conoce: “Los guerrilleros”. Estos sacrificados pioneros crearon también la doctrina y la preocupación por la instrucción y el adiestramiento por encima de cualquier otra actividad.

       Sus características principales son la rigurosidad y minuciosidad en el planeamiento, la ejecución decidida, la vida sobre el terreno en cualquier circunstancia meteorológica y el movimiento y la incursión por cualquier elemento, tierra, mar o aire.

       Actualmente el Mando de Operaciones Especiales (MOE) está integrado en el Núcleo de Apoyo a la Fuerza de Maniobra con la función de intervenir en determinadas misiones que, por sus características, no pueden ser asumidas por las unidades convencionales. Los cometidos asignados a los boinas verdes son las operaciones de acción directa (ataque a objetivos críticos o su señalización para el ataque aéreo, captura o recuperación de personal, guiado de misiles inteligentes, etc.), reconocimiento especial (información sobre actividades enemigas, localización de armas especiales, comprobación de daños producidos, etc.) y asistencia militar (adiestramiento de fuerzas propias o aliadas, ampliación del conflicto a retaguardia enemiga...).

 

       El Mando de Operaciones Especiales fue creado en 1997 como heredero de los seis Grupos de Operaciones Especiales (GOE) creados a lo largo de los años ochenta, además de la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión (BOEL). Estas unidades recogieron el testigo de una tradición guerrillera que fue constituida formalmente en el Ejército de Tierra a partir de 1961.

       La Jefatura del Mando de Operaciones Especiales se estableció inicialmente en Jaca (Huesca) y a finales de 1999 se trasladó a su nueva ubicación en Rabasa (Alicante).
       Las unidades operativas subordinadas del MOE son los Grupos de Operaciones Especiales Valencia III y Maderal Oleaga XIX, con base en Alicante, y Tercio del Ampurdán IV, ubicado en Barcelona.

       Estas unidades mantienen una estructura orgánica modular que les permite constituir patrullas de reconocimiento especial y equipos básicos u operativos de acción directa, compuestos por un máximo de seis individuos (un capitán o teniente como jefe, un sargento como segundo jefe y un cabo primero, un cabo y dos soldados profesionales).

       Además de contar con una formación general en operaciones  especiales,  y específica de la misión, cada uno de sus componentes tiene una especialidad concreta: navegador, armas y tirador selecto, explosivos y destrucciones o transmisiones y sanidad. Las acciones de estas pequeñas unidades se coordinan desde una base operativa, ubicada normalmente en territorio propio o aliado, que en el caso más completo se compone de centros de operaciones y comunicaciones, áreas de vida, sostenimiento y aislamiento, y una base auxiliar de helicópteros.

      Desde las “encamisadas” nocturnas de nuestros viejos Tercios en los campos de Flandes, pasando por las tácticas genuinamente guerrilleras durante nuestra Guerra de la Independencia, hasta el moderno concepto de Operaciones Especiales, siempre se ha requerido de soldados que, animados de espíritu romántico, a pie y sin dinero, no encuentren a sus pies riscos vedados.

      Soldados que, porque lo viven, porque se arriesgan, hacen brillar nuestro lema:

" Cada día más, cada día mejor, nunca no puedo "

 

                   
 

 



 

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu web gratisWebnode