JINETES A BORDE DE BLINDADOS

07.06.2011 15:53

Jinetes a bordo de blindados

El Grupo de Caballería de Reconocimiento Santiago VII realiza una parada militar en la base de El Empecinado (Valladolid) para celebrar el XLII aniversario de su brigada.

            ‘Del pasado honor, del presente orgullo’.

El lema de la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable (Brilat) se oyó esta mañana con fuerza en la base de El Empecinado, entre Santovenia y Cabezón de Pisuerga (Valladolid), coreado por los 200 integrantes del Grupo de Caballería de Reconocimiento Santiago VII para celebrar el XLII aniversario de su creación.

 

La leve pero persistente lluvia caída durante la mañana no impidió que la unidad de combate más joven del Ejército español, que sólo lleva año y media instalada en Valladolid, se sumara a las celebraciones del “42 cumpleaños” de la brigada de la que depende orgánicamente, en palabras de su jefe desde hace dos meses, el teniente coronel Juan Bustamante.

 

Un aniversario en el que las nuevas responsabilidades del Ejército, como las operaciones de paz internacionales, estuvieron muy presentes ya que por expreso deseo de su responsable una veintena de los militares que participaron en la parada vestían su uniforme de color árido en lugar del verde oscuro del resto en reconocimiento a que hace poco volvieron de Afganistán después permanecer allí durante seis meses.

 

Este acto, que por primera vez se desarrolló de forma simultánea en Pontevedra, Oviedo y Valladolid, las tres ubicaciones de las unidades de la Brilat, contó con unos invitados muy especiales, unos 70 niños de Santovenia y Cabezón que disfrutaron con el desfile y el resto de actos castrenses, pero sobre todo con las actividades previas, ya que pudieron montarse en tanques y otros vehículos militares, colocarse los cascos que utilizan sus conductores o ver un arma de cerca. Muchos de ellos también aprovecharon para acariciar a ‘Cometa’, la yegua cedida por el club hípico Fuente del Sol en recuerdo a los orígenes de la unidad y sus vínculos con el animal que le da nombre.

 

La parada militar, que se celebró en la zona de trabajo y mantenimiento de vehículos, comenzó con puntualidad a las 12 horas con los honores a la unidad y el pase de revista de su responsable. A continuación, se impusieron varias condecoraciones a integrantes del grupo en presencia de autoridades militares y civiles, de un nutrido grupo de reservistas y de invitados entre los que se encontraba el entrenador del Balonmano Valladolid, Juan Carlos Pastor.

 

 

 

     

 

 

El teniente coronel Juan Bustamante tomó luego la palabra para explicar a los presentes que con este acto querían rendir homenaje al primer aerotransporte realizado en España en el año 1969 durante el ejercicio Azor-1, en una colaboración con el Ejército del Aire. Asimismo, recordó que la unidad sólo lleva un año y medio en Valladolid, por lo que mostró la “ilusión” de todos sus integrantes por celebrar esta actividad y por su trabajo diario.

 

El militar animó a los escolares a tener espíritu de superación e intentar mejorar cuando algo les sale mal, además de aludir a que “la caballería ya no va a caballo”, sino que combate en vehículos militares. También explicó a los niños que son una unidad de reconocimiento, “una misión especialmente bonita porque se dedica a los demás”.

 

La celebración concluyó con un sentido homenaje a los caídos de todos los ejércitos que dieron su vida por España, la interpretación por parte de los militares del himno de la Brilat y un desfile ante las autoridades e invitados.

 

 

 

 

 

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode