ESTAMOS ORGULLOSOS DE PAPÁ: ES MILITAR

07.04.2013 18:37

      Para mí,  Álvaro Iglesias, en estas vacaciones de Semana Santa ha habido un día especial, diferente, el miércoles 3 de Abril. Ese día el cuartel de Valladolid donde trabaja mi padre, la AALOG 61 lo señaló como una jornada de puertas abiertas para las familias de los militares que trabajan allí. Y allí fui junto a mi hermano Alonso y mi madre; no era la primera vez que lo visitaba, pero si la primera vez que lo hacía para conocer su trabajo.

     Dentro de una semana especialmente lluviosa, el miércoles amaneció radiante. Ir al cuartel por la mañana con papá fue comenzar el día de una forma  totalmente peculiar, como lo era el ambiente que reinaba alrededor "del cromosoma" a las 10 de la mañana; mamás, papás, abuelos, paisanos y muchos, muchos niños. A esta buena iniciativa habíamos acudido alrededor de 350 personas que poníamos un punto de color entre el árido de sus uniformes.

     El salón de reuniones nos acogió para que el Teniente Coronel Álvarez Campana como jefe accidental de la AALOG 61 nos diese una breve charla para darnos la bienvenia y decirnos donde teníamos que situar este cuartel dentro de la organización del ejército y qué misión general tenía encomendado. A mi hermano y a mí nos quedó claro que papá y sus compañeros apoyan al resto del ejército a través de la logística, tanto en el territorio nacional como en las misiones en el exterior. Y en el día a día todo esto lo hacen con la ilusión de quien trabaja poniendo su esfuerzo al servicio de sus propios compañeros.

     La visita continuó con una visita a los talleres donde desempeñan el trabajo diario. Reparaciones mecánicas, chapa, pintura, guarnicioneria, e incluso una estación de ITV fueron reclamando la atención de todos los que nos desplegamos como un río multicolor a lo largo de todo el recorrido.

     La avenida del Zar Nicolás I y su colección de antiguos vehículos militares y carros de combate ya en desuso fue nuestro siguiente destino, y uno de los principales objetivos del álbum de fotos que los asistentes nos trajimos de esta jornada.

 

   

      La Base "El Empecinado" es muy grande y no solo acoge a la AALOG 61 sino también al Regimiento de Caballería "Farnesio" y al GRECO "Santiago", y ellos quisieron contribuir poniendo a nuestra disposición, sobre todo de los niños, sus mayores admiradores, dos de sus vehículos, un Centauro y un carro de combate donde los chavales hicimos cola pacientemente para poder subir y sentirnos durante unos minutos como el mejor y más valiente soldado de caballería.

     Junto a estos vehículos también había un despliegue de diferentes tiendas y módulos donde otros soldados de la AALOG nos mostraban una panificadora, la lavandería, las duchas de campaña y hasta una tienda con... un bar, era como reproducir un cuartel en cualquier lugar. Para terminar la jornada nos ofrecieron un aperitivo que habian hecho ellos mismos, lo que me confirmó que donde ellos están a nuestros soldados no les falta nada.

     Papá siempre nos dice que una de las misiones de la logística es prever para proveer, y que para que un soldado pueda combatir necesita que sus armas sean reparadas pronto, que sus vehículos estén siempre en buenas condiciones, que tengan la munición cuando la necesitan, que no les falte comida y en general que sus necesidades estén cubiertas, y esa es la misión de las Agrupaciones Logísticas, y por supuesto de la AALOG 61 de Valladolid. Para eso trabajan miles de soldados en España y en cualquiera de las misiones en las que nuestras tropas están desplegadas, y por ese trabajo, callado y sacrificado, solo reclaman la satisfacción del deber cumplido pero además tienen el cariño de todos los que conocemos su trabajo y su esfuerzo diario, y en nuestro caso sobre todo la gran admiración que sentimos por tí PAPA. Gracias por tu ejemplo y por enseñarnos casi sin palabras lo que significa llevar con honor el uniforme del ejército español.

 

       

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode