CENTENARIO DE LA CREACION DE LOS REGULARES

30.06.2011 00:00

HISTORIA DE LOS REGULARES

   

   Las Fuerzas Regulares Indígenas fueron creadas el 30 de Junio de 1911 en Melilla, para hacer frente a la díficil situación creada en el norte de Marruecos tras el estallido de la Guerra del Rif. Su primer jefe fue el teniente coronel Dámaso Berenguer.

       La principal seña de identidad de la nueva unidad consistía en estar integrada por marroquíes leales a las autoridades españolas. Estas fuerzas participaron en la contienda como una fuerza de vanguardia,expuesta siempre a los mayores peligros, lo que fue reconocido mediante un gran número de Cruces Laureadas de San Fernando y Medallas Militares, tanto individuales como colectivas.

Cuadro de Ferrer Dalmau con motivo del Centenario de los Regulares

 

       En mayo de 1913, al extenderse el conflicto a la mitad occidental del Protectorado, parte de las tropas fueron trasladadas a Tetuán, ciudad en la que en julio de 1914, se constituyó el Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Melilla nº1.

      En1914 se ampliaron las fuerzas de Regulares con la creación de cuatro grupos. Cada uno de estos cuatro grupos estaba formado por dos Tabores de Infantería de tres compañías más un Tabor de caballería de tres escuadrones. Combatieron siempre en la extrema vanguardia. En1921 y tras el Desastre de Annual fue creada otra unidad llamada Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Alhucemas n.º 5.

      Formaron parte de la punta de lanza desde los comienzos, durante la denominada «Campaña del Desquite» y en el Desembarco de Alhucemas en 1925, entre otras operaciones durante la Guerra de Marruecos.

      Participaron asimismo en las operaciones siguientes a la Revolución de Octubre de 1934 y en los principales frentes durante la Guerra Civil española.   

     REORGANIZACIÓN

Regulares durante el Desfile de las Fuerzas Armadas en Madrid en 2008.
 

                Tras la retirada del Protectorado, gran parte de los Grupos de Fuerzas Regulares Indígenas se disolvieron, quedando los G. F. R. de Infantería Tetuán n.º 1 y Ceuta n.º 3 de guarnición en Ceuta, y Melilla n.º 2 y Alhucemas n.º 5 en  Melilla, pasando en poco tiempo a estar fundamentalmente formados por españoles de origen europeo y magrebí, de las ciudades de Ceuta, Melilla y otros lugares de España.                 

               Durante la Marcha Verde  en el Sáhara Español, los Regulares fueron desplegados en la frontera de las plazas de soberanía con Marruecos y en los últimos años han participado en las unidades formadas, para acabar con las crisis derivadas de los asaltos a las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla y en la misma frontera, durante la Crisis de la Isla de Perejil. Asimismo han formado parte de agrupaciones en Bosnia-Herzegovina y Kosovo junto a otras unidades de élite, mientras que algunos de sus miembros han estado presentes igualmente, en despliegues como el que ha realizado el Ejército en Afganistán y en el Líbano.

              El Grupo de Fuerzas Regulares de Infantería de Melilla n.º 2 ha pasado a llamarse desde 1996 Regimiento de Infantería Ligera Regulares de Melilla n.º 52, como heredero de Grupos de Regulares y del Regimiento de Infantería Melilla 52, llamándose posteriormente Grupo de Regulares de Melilla n.º 52. Esta unidad nutre los destacamentos del Peñón de Vélez de la Gomera, de Alhucemas y de las islas Chafarinas.

            El Grupo de Fuerzas Regulares de Infantería de Tetuán n.º 1 tomó la denominación de Regimiento de Infantería Ligera Regulares de Ceuta n.º 54, como heredero de Grupos de Regulares y del Regimiento de Infantería Ceuta 54 (en origen Tercio Permanente de Ceuta), llamándose posteriormente Grupo de Regulares de Ceuta n.º 54.

 

       EMBLEMA

 

En mayo de 1913, la situación en la región montañosa de Yebala llegó a ser muy peligrosa, con incidentes por toda la zona occidental del Protectorado. Los Regulares llegaron desde Melilla en auxilio de las tropas combatientes. Después de ayudar y socorrer a la columna que dirigía el general Primo de rivera, siguieron otras acciones heroicas, entre las que destacó la conocida como «Las Bayonetas de Laucien», en la que los Regulares acudieron a salvar a los Cazadores, consiguiendo un buen número de bajas del enemigo en su acometida con los cuchillos de las bayonetas en las lomas de Laucien, que era una posición militar española. Después de esta hazaña, el cuchillo bayoneta se incorporó en el emblema del cuerpo de Regulares, junto con el de la media luna creciente, que era símbolo del contingente indígena

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode