CARTAGENA, UN VIAJE CON SABOR A MAR

02.10.2011 15:38

       Solo 48 horas en el Arsenal de Cartagena es el tiempo que los RV,s de la SDD Valladolid han tenido para ver y escuchar con un profundo acento marinero, la esencia y el trabajo de los hombres y mujeres que ponen su empeño al servicio de la Armada Española.

        Nuestra singladura comenzó el día 28 de Septiembre en la Escuela de Infantería de Marina, heredera de una larga tradición de enseñanza, que tras períodos de aperturas y cierres ha desembocado en el proyecto de una nueva Escuela de Infantería de Marina denominada “General Albacete y Fuster”, que inició su andadura en el año 2004 en las instalaciones de la Estación Naval de la Algameca.

        Una bienvenida oficial dio paso a una visita por sus nuevas instalaciones donde observamos un diseño moderno que representa la nueva concepción de las construcciones militares.

        Nuestro siguiente paso lo fue por una exposición estática de material en la que no faltaron el vehículo Hummer, un pequeño escaparate de su armamento como el Fusil de precisión Barret M-95, la ametralladora ligera Ameli, el fusil Accuracy AW o el lanzagranadas AG 36 de 40mm, así como una pequeña muestra de material logístico y vestuario.

        Un café compartido junto a los mandos que nos habían acompañado en la visita puso fin a la primera parte de una mañana en la que aún nos esperaba la Escuela de Buceo de la Armada.

        En la base de la escalera que da acceso a la CBA nuestro guía nos inició en la historia del Arma Submarina en España. 

        Así supimos que con el nacimiento en España del Arma Submarina en 1915 se abría para el buceo una etapa decisiva que cristaliza en 1922 en una Escuela de Buzos con equipos, emplazada en la base de Submarinos en Cartagena, y aprobada por S.M. El Rey Alfonso XIII, y que  en 1970 se crea el Centro de Buceo de la Armada (CBA) que con su Estructura Orgánica y Unidades Dependientes, se traslada a la Estación Naval de la Algameca.

        A continuación fuimos sorprendidos con un pequeño paseo marítimo hasta el puerto de Cartagena durante el que además de observar los decididos movimientos del patrón, escuchamos las explicaciones del Brigada Bartolomé sobre todo lo que podíamos divisar, desde el  Martín Posadillo, Buque de transporte logístico del Ejército de Tierra  hasta la dársena de los submarinos.

        De vuelta a tierra, nos esperaba una explicación de la evolución de los trajes y las técnicas de buceo, una visita a la cámara hiperbárica y una somera explicación de los conocimientos y actividades que realizan los alumnos que pasan por el Centro de Buceo de la Armada.  

        Compartiendo las instalaciones del comedor con nuestros buzos se puso fin a una mañana intensa en contenidos y emociones.

         El amanecer del día 29 nos encontró dispuestos a disfrutar de una nueva jornada marinera. Nuestro primer objetivo fue el Museo Militar de Cartagena ubicado en el histórico edificio del "Real Parque y Maestranza de Artillería", sede que fue de los sucesivos Regimientos de Costa, que con diferentes denominaciones se han asentado en Cartagena y en él pudimos disfrutar de la Sala de Cañones  en la que se muestra una de las colecciones artilleras del S. XX más numerosas e importantes de España. En ella vimos cañones de costa, antiaéreos, campaña, montaña y contra carro. A continuación dos salas unidas entre sí, la sala de municiones, con una amplia y variada gama de proyectiles y espoletas y la sala de telemetría. La visita continuó en la planta alta donde se ubican varias salas donde se exponen miniaturas, maquetas y uniformes.

        Sin espacio para el descanso pasamos a visitar el Museo Naval  en cuyas salas pudimos recorrer la historia naval a través de las piezas relacionadas con el Arma Submarina, Artillería Naval, Navegación, Buceo, Cartografía, y la dedicada a Isaac Peral. 

        Y por fin llegó el plato fuerte del día. Al final de la Calle Real, frente a la Plaza del Rey se encuentra la entrada al Arsenal. Esta puerta es la única que se conserva de las murallas que se construyeron en Cartagena en el S.XVIII. Al cruzar el umbral, y avanzando por las dársenas del Arsenal llegamos a las dependencias de la Base de Submarinos Isaac Peral. Un acercamiento visual al Arma de Submarinos en su salón de actos, precedió a la visita a varios simuladores y de allí a la visita tan deseada al submarino S-73 Mistral.

            

 

 

         Saludar a la bandera de proa, todo un  ritual militar, fue el punto de  partida de una inmersión que no dejó indiferente a nadie.  Tomaban forma palabras hasta ahora casi de película, sonar, periscopio, torpedos…y experimentamos la estrechez y la angostura de un espacio no pensado para vivir. A todos nos asombró que la sala de torpedos, la más fresca del submarino fuera dormitorio múltiple de marineros, que el tamaño de lo que puede embarcarse sí importa, porque está condicionado por el tamaño de la escotilla, y nos hizo pensar en la convivencia de estos hombres y mujeres, que unen a la disciplina militar una vocación singular que encuentra su razón de ser en la discreción y el silencio en las profundidades del mar.

         Hemos sido testigos apresurados pero fieles de cómo Cartagena elogiada por Polibio, Plinio el Viejo y el glorioso soldado de Infantería de Marina D. Miguel de Cervantes nos abría las puertas de la historia naval de España y de su Armada y nos hacía sentir herederos de aquellos hombres que lucharon con pundonor y valentía para que España fuese una nación respetada desde los puntos cardinales de su rosa de los vientos.

 

Alf.RV  Mercedes Pordomingo Esteban  (SDDValladolid)

       

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode